Agencia Viajes Maravillas de Oriente

Agencia Viajes Maravillas de Oriente
Vive tus sueños!

En este sitio podrás encontrar información interesante acerca de modos diferentes de ver la ciencia, con un enfoque más humano y siempre comprometido con la verdad.

jueves, 9 de abril de 2009

El enigma de las colinas encantadas

Por Leonardo Vintiñi
Si ha visto una botella rodando cuesta arriba… no lo dude: está en presencia de un fenómeno muy peculiar

El auto estaciona luego de una leve pendiente; la estirada de piernas es merecida. Pero aunque el freno de mano no parece necesario, se da cuenta de que ponerlo hubiera sido prudente: el coche retrocede inexplicablemente cuesta arriba.
Colinas mágicas, rutas encantadas o sitios anti gravitatorios son algunos de los nombres utilizados para describir aquellos sitios donde, enigmáticamente, todos los objetos parecen desafiar las leyes físicas.
¿Cómo se comportan las colinas mágicas? Basta con dejar una lata, una botella o cualquier cuerpo esférico en la base de esto sitios tan misteriosos para que comiencen un lento y continuo ascenso hacia la cima de la colina. Este aparentemente inexplicable hecho puede descubrirse de manera mucho más frecuente cuando alguien estaciona el auto en dichos parajes .
El fenómeno se produce en muchos lugares del mundo, siendo frecuentemente utilizado con fines turísticos o cayendo víctima de leyendas urbanas. En repetidas ocasiones, los habitantes locales cuentan de un terrible accidente automovilístico acaecido años atrás en el mismo sitio, y alegan que el movimiento de los autos es producto de fantasmagóricas manos tratando de evitar al coche del viajante un destino similar.
Otras explicaciones más atrevidas desde el punto de vista científico dicen que el origen de las rutas encantadas se encuentra en anomalías gravitatorias de la región o en una increíble atracción magnética producida por los materiales férricos de volcanes cercanos. No obstante, esta última explicación queda descartada cuando los objetos atraídos son inmunes a las fuerzas magnéticas (pelotas de goma, botellas de vidrio, etc.).
A pesar de muchos, las pendientes mágicas (o la gran mayoría de ellas) suelen tener una explicación mucho más terrenal que imanes subterráneos o almas en pena. Dichos lugares presentan una pendiente que engaña al sentido de la vista, siendo fácil de comprobar con una herramienta niveladora de construcción.
La disposición inclinada de la vegetación circundante, más una pendiente y un valle poco usual en alguna rutas del mundo, puede provocar al paseante la ilusión de que la colina se encuentra en franco ascenso, cuando en realidad se encuentra en bajada.
Debido a esto, los objetos que parecen rodar “colina arriba” simplemente siguen las leyes de la física conocida. La imparcial burbujilla de la herramienta niveladora así lo acusa. Eso si, siempre nos quedaremos con la duda de que pasaría si la burbuja también se encontrara alterada por aquellas “extrañas fuerzas”.

Subscríbete para recibir más artículos como éste en tu email...Es Gratis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario