Agencia Viajes Maravillas de Oriente

Agencia Viajes Maravillas de Oriente
Vive tus sueños!

En este sitio podrás encontrar información interesante acerca de modos diferentes de ver la ciencia, con un enfoque más humano y siempre comprometido con la verdad.

viernes, 15 de mayo de 2009

El fenómeno Rods

Por Leonardo Vintiñi- La Gran Época

Por donde quiera que una cámara aparezca, los rods pueden estar acechando. Producto de un error de toma, o seres orgánicos no identificados, el debate siempre continúa

Un insecto captado en el “Colorado River”, posiblemente un potencial Rods. (Getty Images)
Una secuencia en la que el propio José Escamilla descubre Rods mientras un niño canta en exteriores.
Una recreación digital de los presuntos seres.
Molde físico de la anatomía Rods.
Una avispa-rods, captada por la fotografa Shannon L.
Muchos creen que los rods, se moverían de la misma forma en que lo hacen sepias marinas con la ayuda de sus “aletas” especiales.

“Que es todo eso, al lado de la percepción de un mundo vivo, de un mundo de seres animados que se mueven, al lado y alrededor del hombre, sin que el hombre tenga conciencia de él, sin que lo haya advertido por ningún tipo de contacto inmediato?

¿Qué es todo eso junto a la revelación de que existe sobre esta tierra una fauna tan distinta a nuestra fauna, y una fauna sin semejanza ni de forma, ni de nacimiento y de muerte, con la nuestra?”

Extracto de “Un mundo distinto” de J. H. Rosny Ainé

Rápidos, esquivos, invisibles. Seres que vuelan, acaso algunos si hasta nadan , pero tan etéreos como el aire mismo, que nos rodea sin que podamos verlo. Los “Rods” o “Flying rods”, palabra con que en el inglés se designa a los objetos en forma de vara, han sido un enigma desde que en 1994 fueran presuntamente descubiertos por el director mexicano José Escamilla , autor del proyecto “Un minuto por la Paz” llevado a cabo en 1985.

Mientras Escamilla grababa un documental sobre ONVI´s en Midway (EE.UU.), descubrió que en la filmación frecuentemente se cruzaban formas de vida difícil de reconocer, blancuzcas y alargadas, que molestaban a los propósitos artísticos del director.

Tras un análisis más detallado de lo que Escamilla creía insectos comunes y corrientes, el “ovniólogo” aficionado creyó descubrir una forma de vida orgánica completamente nueva, escurridiza, y solo apreciable mediante cámaras. Y el fenómeno Rods, nació.

En todo el mundo

De repente, la fiebre por “descubrir” rods en fotografías y videos aficionados se extendió a todo el mundo . Dichas formas vivas parecían regirse con una regla contraria a la que la mayoría de los seres pseudo-críptidos nos tenían acostumbrados: eran perfectamente fotogénicos, filmados hasta el hartazgo, pero ni uno solo de ellos podía visualizarse a los ojos desnudos.

Nuevo México, Indiana, Connecticut, en las filmaciones de la invasión estadounidense a Irak; cada cámara parecía ser una posible ventana hacia el descubrimiento de las simpáticas varas. Inclusive, durante momentos célebres como el rodamiento de “Braveheart” de Mel Gibson, los rods parecían dejar su sello.

“Lo que yo puedo decir es que aquí tenemos algo que deber ser considerado”declamaría Jack Kasher, profesor en física y astronomía de la Universidad de Nebraska. “Por ello debemos realizar una sólida y consistente investigación y un gran esfuerzo para aclarar de qué se trata este extraño fenómeno”.

Rods, los cuasi-seres

A medida que pasaron los años, el fenómeno rods parecía atrapar a más y más ufólogos, cuando no a algún científico escéptico que también se interesara por el tema. Un esquema completo de la anatomía rods, su fisiología y su estrategia de vuelo parecían haberse dado de manera casi involuntaria como el producto de la mente inquieta de cientos de investigadores y diseñadores gráficos.

Los había entre 10 centímetros y un metro de longitud; todos poseían una fina membrana a ambos lados del cuerpo que agitaban para lograr su desplazamiento (al igual que una sepia marina); todos se movían a velocidades supersónicas, lo que solo los hacía captables en unos pocos cuadros fílmicos, escapando a la velocidad de percepción del ojo humano. Algunas personas inclusive, alegaban conocer los secretos de estos enigmas fugaces: “los rods o “bastoncillos” son seres vivos, de cierto parecido a los insectos, capaces de desarrollar pasmosas velocidades vibratorias que pueden llevarlos tanto a los planos suprafísicos como también a universos paralelos. Carecen de aparato digestivo y se alimentan de la energía solar a través de la fotosíntesis, como las plantas. Durante las horas diurnas son casi invisibles”.

Paralelamente, José Escamilla declaraba: “Al principio yo creía que lo que pasaba por delante de la cámara eran insectos o pájaros. Pero desde los análisis que realicé y los nuevos vídeos que hemos conseguido estamos encontrando muchas evidencias”.

La caída del fenómeno

Sin embargo, a pesar de que una buena controversia nunca termina, muchas evidencias suponen que el fenómeno rods no transgrede los límites de los fenómenos ópticos. Desde siempre, lo que los escépticos argumentaban como “ error de artefacto ” (termino científico para denominar a los defectos introducidos por el instrumento), parecía materializarse en pruebas concretas .

Muchos investigadores habían demostrado como el paso rápido de insectos de gran tamaño frente a las cámaras, producía un efecto de unión entre dos, tres o más trayectos de vuelo de un mismo cuerpo, dando la sensación óptica de un cuerpo largo con varios pares de alas. Ya en otoño del 2005, investigadores de Jilin, China, desenmascararon que numerosos rods que se observaban en una cámara de seguridad, no eran otra cosa que inocentes polillas.

No obstante, como en todo enigma, no todas las filmaciones o tomas fotográficas parecen tan obvias como avispas o libélulas desplazándose a grandes velocidades. Para ese pequeño número de imágenes, y para esperanza de muchos criptólogos y ufólogos, el fenómeno Rods aún no ha terminado. De hecho, las investigaciones son tan escasas, que este suceso no ha más que empezar.

Subscríbete para recibir más artículos como éste en tu email...Es Gratis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario