Agencia Viajes Maravillas de Oriente

Agencia Viajes Maravillas de Oriente
Vive tus sueños!

En este sitio podrás encontrar información interesante acerca de modos diferentes de ver la ciencia, con un enfoque más humano y siempre comprometido con la verdad.

jueves, 19 de febrero de 2009

Militares desinformados, contaminados por la radioactividad

Alfredo Embid
A las tropas se les ocultó la presencia de uranio radioactivo en la munición y los riesgos que corrían.
Ir a guerras, incluso a las mal llamadas «humanitarias» no parece ser tan seguro como la información oficial planteó inicialmente.
Por ahora (3 de enero de 2001), como mínimo, hay unos 50 casos de soldados que estuvieron en Yugoslavia con cáncer fulminante probablemente debido al uranio utilizado en la municion: 35 en Italia (6 muertos ya), 12 en Bélgica, 6 en Holanda, 2 en el Estado español (un muerto ya), 1 en Portugal también muerto.
Y decimos como mínimo porque el ocultamiento de los casos es una estrategia de los que pretenden negarlos. Según la presidenta de Angesol (asociación italiana de padres de soldados en el servicio militar) «Cada día se descubre un nuevo caso de cáncer». En Roma la fiscalía militar ha abierto una investigación.
Los soldados españoles destinados en Kosovo se quejan justamente de la falta de información: dicen que, no solo no se les alertó del riesgo del uranio, si no que en el manual que les proporcionó el Ejército para informarles sobre las características y riesgos de su misión no se mencionaba el uso de uranio empobrecido en la munición utilizada durante el conflicto.
El Ministerio de Defensa ha asegurado que se hicieron pruebas médicas a los efectivos que habían terminado la misión. «Eso es falso» afirman los soldados «cuando volvimos lo único que hicimos fue formar y, después, irnos de vacaciones».
El soldado Antonio González López, también se fue de vacaciones, pero se le jodieron, porque 3 meses después de volver de Skojie (Macedonia) ingresaba con neumonía en el Hospital Militar de Zaragoza donde falleció de leucemia aguda el 31 de octubre.
¿De dónde viene el uranio de la munición?.
El uranio utilizado en la munición de la OTAN utilizado en Yugoslavia y en la guerra del Golfo probablemente tiene el mismo origen: proviene de deshechos de centrales nucleares civiles como ha denunciado al Ministerio de defensa Belga el experto en protección nuclear, biológica y química (NBC) Maurice André cuyos trabajos reproducimos en este número.
Es un perfecto ejemplo que confirma lo que venimos denunciando desde los años 70: la relación entre la industria nuclear civil y militar es tan íntima que prácticamente la diferencia es arbitraria y solo se establece para engañar a la población.
¿Qué puede producir la contaminación por uranio?.
La radiación del uranio aunque esté empobrecido, puede provocar cánceres y leucemias. Pero esto no es todo, es la punta del iceberg. También puede provocar Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida por la radioactividad (es decir SIDA), enfermedades renales, neurológicas, etc. Además es teratógena, es decir que puede causar malformaciones en los fetos. Así que habrá que esperar a las próximas generaciones para conocer la real magnitud de esta contaminación. Una coartada perfecta porque sus responsables ya estarán muertos.
¿Cuál es la respuesta oficial?.
Los Ministerios de Defensa de los países de la OTAN niegan que haya una relación entre los cánceres y la munición o callan.
Hay varios hechos que contradicen esta explicación oficial tranquilizadora.
Los análisis de órganos provenientes de cadáveres de soldados americanos de la guerra del golfo por espectrometría, han revelado la presencia de uranio 236 en los restos humanos así como en los restos de proyectiles utilizados que son los mismos que se utilizaron en Yugoslavia.
Nueve años después de la Guerra del Golfo, se han encontrado restos de uranio en la orina y el semen de veteranos británicos y canadienses que participaron en el conflicto. La presidenta de Angesol (asociación italiana de padres de soldados en el servicio militar) acusa al gobierno y al Ministerio de defensa: «todos sabían lo que estaba sucediendo», y probablemente tiene razón.
Aparte de negar la relación entre los cánceres y el uranio de los proyectiles, la investigación de los médicos militares españoles sobre si la radioactividad de los proyectiles que no llegaron a estallar podría estar relacionada con la leucemia mediante la humedad y su paso al medio ambiente es una burla.
Sencillamente porque aparta la investigación de las auténticas causas de la contaminación.
Las causas de la contaminación.
Y las causas son sencillamente que el uranio de las cabezas de los proyectiles es muy inflamable y tras el impacto se convierte en cenizas de menos de una milésima de milímetro que van a ir a contaminar el aire, el agua, la tierra, los alimentos y a las personas.
Esas partículas radioactivas quedarán presentes para siempre en nuestro medio ambiente como lo han hecho las liberadas durante decenas de años por la irresponsabilidad del complejo militar-industrial que ha promovido la generalización de la energía nuclear.

Subscríbete para recibir más artículos como éste en tu email...Es Gratis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario