Agencia Viajes Maravillas de Oriente

Agencia Viajes Maravillas de Oriente
Vive tus sueños!

En este sitio podrás encontrar información interesante acerca de modos diferentes de ver la ciencia, con un enfoque más humano y siempre comprometido con la verdad.

viernes, 13 de febrero de 2009

La erosión de la confianza pública

Fragmento extraído de El Siglo ETC, por Pat Mooney

Hay cada vez más evidencia de que fumar tiene... efectos farmacológicos que son realmente beneficiosos para los fumadores.
Joseph F. Cullman III, presidente de Philip Morris Inc., 1962

En 1953, la Ford Motor Company aseguró al público motorizado que los ‘desechos gaseosos’ de los automóviles ‘no representan ningún problema de contaminación del aire’. En 1960, un ejecutivo de la compañía farmacéutica William S. Merrell confirmó que la talidomida era absolutamente segura. En 1974 la CIA advirtió sobre el ‘enfriamiento’ global, y en 1980 el nuevo presidente de Estados Unidos aseguró a los estadounidenses que los desechos anuales de una planta de energía nuclear se podrían guardar sin problema debajo de su escritorio en la Oficina Oval (tentadora proposición). Para no quedarse atrás, un año después el gobernador de Nueva York ofreció beberse un vaso de PCB, y afirmó que esa toxina –hoy reconocida como una de las más peligrosas– no representaba ningún peligro a menos que fuera ingerida por periodos largos durante el embarazo. Un año después la organización de Defensa Civil de Estados Unidos llegó a la conclusión de que el ‘lado positivo’ de una guerra nuclear es que aliviaría la presión demográfica y reduciría enormemente la contaminación industrial. ¿Y los beneficios terapéuticos del tabaco? Cuando en 1996 el gobierno estadounidense trató de regular los cigarros como un ‘sistema de distribución de droga’, las compañías tabacaleras alegaron que los ‘efectos farmacológicos’ de la nicotina ‘no son sustanciales’. Tres años más tarde, una de las compañías anunció su intención de desarrollar drogas basadas en la nicotina, y a fines de 1999 Philip Morris, la compañía que 37 años antes había declarado que fumar era benéfico, confesó que la nicotina es una amenaza para la salud humana.

No hace falta ser un Einstein para reconocer la nueva ecuación del poder. La erosión exponencial de nuestra biosfera –sumada a la erosión de nuestra capacidad de entender la biosfera– coincide con una expansión igualmente exponencial de nuestra capacidad tecnológica para manipular grandes sistemas vivientes, con o sin seguridad. Lo que queda de la diversidad y todas las tecnologías que atentan contra la diversidad está concentrándose en las manos de las empresas oligopólicas.

Subscríbete para recibir más artículos como éste en tu email...Es Gratis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario